Estreno en ABB, a partir del 7 de septiembre, en Estocolmo, se presenta un dúo de danza moderna entre un coreógrafo de renombre y un robot industrial.

Una visión única de las nuevas formas de interacción entre personas y robots.

La noche del viernes 7 de septiembre, dos artistas subieron al escenario juntos por primera vez en el Kulturhuset Stadsteatern de Estocolmo (House of Culture & City Theatre). Uno de los artistas intérpretes o ejecutantes fue Fredrik "Benke" Rydman, el reconocido artista que ha coreografiado a un ganador del Eurovision Song Contest y un baile moderno avanzado a través de Bounce Streetdance Company. El otro intérprete era un robot industrial de dos metros (6.5 pies) de altura y 900 kg (2,000 lb).

El dúo pionero de Benke, con una partitura original, refleja de manera única el papel cambiante de los robots, la tecnología de automatización y la inteligencia artificial en la sociedad. El robot ABB IRB 6620 con el que se desempeña se encuentra más típicamente en instalaciones de fabricación pesada, como plantas automotrices, donde realiza soldadura por puntos y complicadas tareas de ensamblaje en estrecha colaboración con los empleados de la planta. Es uno de los robots industriales más grandes, más fuertes y más pesados de ABB.

"Benke y ABB mostraron anoche el futuro de la colaboración entre humanos y robots", dijo Sami Atiya, presidente de la división de robótica y movimiento de ABB. "Juntos, a través de esta bella y poderosa actuación, artistas e ingenieros demostraron cuán lejos ha llegado la tecnología, dándonos un vistazo de las cosas emocionantes del futuro. A través de esta actuación, podemos visualizar un futuro de dominio simple e intuitivo sobre interacciones complejas y sensibles entre humanos y robots ".

Las actuaciones del nuevo trabajo de Benke continúan en el Kulturhuset Stadsteatern en Estocolmo, uno de los centros culturales más grandes e importantes del norte de Europa, hasta el 30 de noviembre de 2018.

La naturaleza cambiante de los robots colaborativos

En el pasado reciente, robots como el IRB 6620 se habrían atrincherado detrás de vallas protectoras, con zonas de separación y paredes para evitar que las personas se acerquen demasiado mientras el robot hace su trabajo en forma aislada. Gracias a una nueva generación de tecnologías de automatización e inteligencia artificial, hoy las personas y los robots trabajan de forma segura en estrecha colaboración y en espacios reducidos.

El último software avanzado de ABB, que se utiliza en fábricas de todo el mundo, ayuda a que esto sea posible al permitir que un robot colaborativo como el ABB IRB 6620 sea consciente de lo que está sucediendo en sus alrededores y ajuste sus movimientos con una velocidad increíble para mantener seguras a las personas que tiene cerca. El software, llamado ABB SafeMove2, sabe dónde está un bailarín en todo momento.  

Benke y un pequeño equipo de ingenieros de ABB trabajaron juntos para programar el IRB 6620 para el rendimiento. Los robots colaborativos de ABB son fáciles y rápidos de programar usando lo que se conoce como "programación directa" en la que las personas guían manualmente a los robots a través del rango de movimiento requerido y luego graban las acciones en una tableta inteligente común. En el pasado, completar la programación de este tipo de desempeño habría llevado meses y  capacitación técnica especializada.

Erik Hellström, uno de los ingenieros que ayudó a preparar este espectáculo, dijo: "Fue difícil establecer una conexión perfecta con la música, pero al trabajar junto con Benke, logramos avances increíbles. Es notable cómo el IRB 6620 parece realmente sentir tanto a la música como a la bailarina ".

La programación utilizada para este rendimiento es del mismo tipo que hizo posible el año pasado otro popular robot ABB, el brazo colaborativo YuMi®, ​​para aprender rápidamente los movimientos complejos e intrincados necesarios para dirigir una orquesta sinfónica en una presentación en vivo en Italia con el famoso tenor Andrea Bocelli.

Los robots colaborativos de ABB no son ajenos al escenario público. Además de dirigir una orquesta, los robots de ABB también han apoyado a Lady Gaga en los Premios Grammy y en conciertos de Bon Jovi y Deadmau5. Además, los robots colaborativos de ABB recientemente tocaron la campana de apertura en la bolsa de NASDAQ en la ciudad de Nueva York, resolvieron un Cubo de Rubik frente a una sala de espectadores y ayudaron a un paciente con esclerosis múltiple a jugar al ajedrez.

Share this article

Facebook LinkedIn Twitter WhatsApp