Global site

El sitio web de ABB utiliza cookies. Permaneciendo en la página, usted consiente el uso de cookies. Más información

Aumente el ciclo de vida de su instalación

La aproximación al CCV puede reportar grandes ahorros energéticos en los sistemas de motores accionados por variador

Cuando se compra o se implementa una aplicación accionada por variador de velocidad se está incrementando el coste del ciclo de vida de la instalación en comparación con otros sistemas alternativos. El análisis CCV revela el coste total real de la instalación en todo su ciclo de vida, mostrando claramente qué alternativa es más económica. Además, muestra el consumo energético durante la vida de la instalación, siendo una herramienta muy importante en la minimización de las emisiones de carbono. ABB muestra cómo los motores de alta eficiencia y los accionamientos de corriente alterna (AC) pueden ser utilizados para minimizar el coste durante la vida de la instalación, en especial en sistemas con aplicaciones de bombas y ventiladores. Además, con nuestro Programa de ABB de 6 Puntos para la Reducción de Energía proponemos cómo buscar los puntos críticos y cómo potenciar las formas de obtener mayores ahorros.

Frente a la alternativa de soluciones variador – motor que existen en el mercado, muchas empresas tienden a elegir la opción más económica en cuanto a la compra (e instalación). Sin embargo, esta decisión puede resultar la más cara: el precio inicial de compra es sólo una parte pequeña del coste total de todo el ciclo de vida de la instalación y en muchas ocasiones la opción más económica en la compra es la opción peor desde el punto de vista de la eficiencia energética. Gastar algo más al principio puede repercutir en ahorros energéticos posteriores. 

¿Qué es el CCV?

El coste del ciclo de vida (CCV) en un equipo o instalación incluye todos los costes asociados al equipamiento durante todo el periodo de vida de la instalación. Para determinar el CCV de un sistema se necesita un estudio analítico donde el primer punto es identificar los costes relevantes y cuantificarlos.
Los costes principales que encontramos normalmente comprenden la adquisición inicial, la instalación y puesta en servicio, la energía, la operación, el mantenimiento y costes de reparación, el coste medioambiental y los costes de desconexión y recogida. Estos costes serán más o menos importantes en función del sistema. Sin embargo, la compra inicial, la energía y el coste de mantenimiento son elementos que desempeñan un papel importante en el CCV de las aplicaciones de motores accionados por variador.

Coste de la compra inicial

El precio es el factor más visible, aunque en las aplicaciones con motor - variador este coste puede ser muy pequeño en comparación con el total en el CCV.
  • Un factor evidente que influye en el coste inicial es la calidad de los equipos. Los motores de alta eficiencia, por ejemplo, son ligeramente más caros que los motores estándar, pero su superior eficiencia y fiabilidad compensan el diferencial de precio tras un corto tiempo de funcionamiento. Un motor de alta eficiencia de 90 kW puede costar unos 2,000 € más que un motor de eficiencia estándar, pero puede ahorrar unos 1,400€ por año durante toda su vida de funcionamiento.
  • Añadiendo al sistema un variador de velocidad para controlar la velocidad del motor estamos incrementando el coste inicial de inversión. Sin embargo se reduce significativamente el consumo de energía. En realidad, el tiempo de amortización del variador de velocidad suele ser una cuestión de meses, gracias al ahorro energético, teniendo en cuenta el precio de la energía.
  • Otro factor que incide en el análisis del CCV es el número de países que actualmente han introducido ayudas financieras para ayudar a los usuarios a la incorporación de equipos orientados a mejorar la eficiencia energética en sus instalaciones. Estos incentivos deben incorporarse al costo de compra en el análisis del CCV convirtiendo estos dispositivos en mucho más atractivos.

Costes de energía

Los costes de la energía son, habitualmente, el coste más elevado que nos encontramos en el total de funcionamiento de una instalación, en especial en instalaciones de producción continua. En el total de vida de funcionamiento un motor eléctrico puede consumir energía por un coste 100 veces mayor al valor de compra inicial del motor. El uso de un motor más eficiente, por lo tanto, puede producir grandes ahorros de energía a través de los años.
El uso de motores de alta eficiencia también reporta en recortes de emisiones de dióxido de carbono innecesarias. La generación de electricidad que se emplea para alimentar motores se estima que produce 37 millones de toneladas de CO2 al año. Se calcula que esta cifra puede reducirse entre un 10 y un 25 % si se mejora la eficiencia de los motores. Los costes de la energía se pueden reducir radicalmente en los sistemas de producción donde se requiere variación de la variable de salida. Para ello se recomienda el uso de reguladores de velocidad en vez de sistemas de regulación mecánica que trabajan con el motor a velocidad nominal y posteriormente estrangulan la salida.

Costes de mantenimiento

Los gastos de mantenimiento dependen en gran medida de la calidad y fiabilidad de los equipos. En equipos de menor calidad -menor eficiencia- los motores cuestan menos de comprar, pero su menor eficiencia significa que tienden a trabajar en condiciones de mayor temperatura, dando lugar a averías más frecuentemente. El uso de motores de mayor calidad -equipos más fiables- proporciona un mayor margen para la planificación del mantenimiento. Mediante la preparación de un plan de mantenimiento y el establecimiento de un régimen de mantenimiento preventivo, los fallos inesperados pueden reducirse al mínimo y con ello el tiempo de inactividad. Esto es importante en los procesos continuos, como máquinas de papel, donde el tiempo de inactividad produce costes que son extremadamente elevados. En este tipo de aplicaciones críticas, la fiabilidad de los equipos es fundamental, y el uso de motores de alta calidad es esencial. La Instalación de un convertidor de frecuencia de CA para controlar la velocidad del motor produce a menudo una reducción de costes de mantenimiento: la unidad regula la velocidad del motor para una óptima concordancia con las necesidades del proceso. Esto, a su vez, reduce el estrés mecánico de la maquinaria y favorece el menor desgaste del equipo. En el caso de las aplicaciones de bombeo, las unidades de variadores de velocidad industriales de ABB pueden ser suministradas con el software, que no sólo controla el funcionamiento básico del sistema, sino que también permite a la unidad realizar tareas básicas de mantenimiento preventivo y, por lo tanto, reducir los costos de mantenimiento en general. Los programas disponibles incluyen rutinas para evitar la obstrucción de la bomba, evitar la acumulación de sedimentos en partes de los tanques, y mantener las tuberías limpias.


Calculando el CCV

Una vez realizadas todas las compras correspondientes y se han valorado los costes de la energía, los costos de mantenimiento y demás cuestiones han sido cuantificadas, puede calcularse finalmente el CCV. Teniendo en cuenta que la vida útil de un sistema puede ser de 20 años o más, para los cálculos económicos deben utilizarse los valores actuales y la evolución del dinero en el tiempo, por aquéllo de que "un euro hoy vale más que un euro de mañana" - y mucho más que un euro en un plazo de 20 años. Otros datos necesarios para el cálculo que deben tenerse en cuenta incluyen la esperanza de vida de los equipos, la energía y los costes de mano de obra, y la tasa de interés. Como los cálculos se realizan en base a estimaciones, los resultados finales serán aproximados, pero permiten realizar comparaciones entre diferentes sistemas.

El análisis CCV puede ser aplicado tanto en instalaciones nuevas como en instalaciones existentes. Cuando un sistema existente se analiza, el análisis debería incluir el "no hacer nada" como otra opción más a fin de que las otras alternativas se puedan comparar a la opción de abandonar el sistema actual sin cambios.

El análisis de un sistema existente a menudo revela que ha sido ineficaz desde el principio, o se ha convertido en ineficaz porque la función que desempeña ha cambiado a lo largo de los años. Una gran proporción de los actuales motores están en aplicaciones que constan de bomba y ventilador, y muchos de estos son ineficientes. Esto ofrece la posibilidad de obtener grandes ahorros de energía a escala mundial a través de actualizaciones relativamente sencillas y económicas.
Solicite más información al 902 535 500 o escribiendo a: drives.info@es.abb.com