Sandra Fajardo: el “NO” que le abrió un mundo de posibilidades

En ocasiones recibir una respuesta negativa pareciera ser una mala experiencia, pero para la ingeniera Sandra Fajardo resultó ser todo lo contrario. Su vida profesional tuvo un cambio drástico al no ser contemplada para un proyecto, pero esta situación hizo que llegara plenamente a ABB, ella misma nos cuenta su historia.

¿Cuál ha sido tu mayor reto como ingeniero?

Al inicio de la carrera profesional a finales de 1993 fue muy accesible la aceptación para el desarrollo de actividades en el área de propuestas y otras áreas como ingeniería y ventas en tareas con baja responsabilidad, sin embargo, al presentarse una oportunidad en una línea de productos de análisis me interesé por el proyecto, el Gerente de negocios fue muy contundente al decir simplemente que no, debido a que el puesto requería un gran compromiso de continuidad y constancia. Prácticamente la visión de ser mujer es que no estaría activa por un tiempo, porque después me casaría, tendría hijos y abandonaría finalmente el trabajo.

Esto me abrió la puerta de los retos personales, dando como resultado 26 años de colaboración en ABB.

Durante este recorrido hubo más obstáculos, los cuales hicieron que replanteara mi desarrollo profesional, pero siempre con la visión de continuar en ABB, debido a la comunión que hemos desarrollado en el camino.

¿Cuáles son tus principales responsabilidades en ABB?

Dentro del puesto actual la responsabilidad es desarrollar personal de ingeniería en el área mecánica con profesionalismo para los productos de baja y media tensión dentro las políticas de calidad, seguridad e higiene. Garantizamos la integridad del personal y productos que satisfagan las necesidades de nuestros clientes.

¿Qué posición ocupas en la organización?

Coordinador de Ingeniería Mecánica (baja y media tensión) en el departamento de Ingeniería en Electrification Business Line Distribution Solutions (ELDS).

¿Nos puedes compartir un poco de tu biografía?

Me encanta narrar de donde soy… prácticamente nací en Guadalajara, Jalisco, pero por nos fuimos a vivir a Acapulco, Guerrero, debido a oportunidad de trabajo de mi padre. Tuve una infancia muy feliz a lado de mi familia, además de recibir una educación con valores.

Estudié en la Universidad Autónoma Metropolitana, Plantel Azcapotzalco, en la cual obtuve el grado en 1993 en la carrera de Ingeniería Química.

Ingresé a ABB México durante el último semestre de la carrera como becaria en el área de propuestas, recibiendo la oferta laboral por desempeño y crecimiento de la unidad de negocio de Industrias de Automatización (IA).

Durante esta etapa desarrollé diferentes puestos dentro del área de ingeniería para otros productos de automatización recibiendo el reconocimiento “Galardón a la Calidad” en el año 2005 por resultados y logros obtenidos. En el año 2015 recibí la oportunidad de cambiar de puesto a otra unidad de negocios PSPG (ahora IAEN) la cual brindaba también una relocalización, cubriendo mi expectativa de vida y en Agosto de ese mismo año, cambié de residencia a San Luis Potosí.

Finalmente, en el año 2017 se presentó la oportunidad de cambiar de unidad de negocio a EPLV y por consiguiente desarrollándome en el rol actual, debido a la fusión de las área de bajo y medio voltaje. Considero uno de mis mayores logros la adaptación al cambio, continuidad en lo que disfruto hacer con el enfoque de actualizarme cada día y combinado con el desarrollo personal.

Lo que un día fue un NO, se convirtió en un SIgo  aquí.

¿Qué opinas de la evolución de las mujeres en el área de ingeniería?

Definitivamente ha sido ascendente aunque de manera lenta. En los inicios de mi carrera recuerdo que solo éramos aproximadamente 8 mujeres desarrollando actividades de ingeniería con las limitaciones de desarrollo, sin embargo, las empresas iniciaron más estrategias de desarrollo y apertura para nosotras.

¿Qué es lo que más te gusta de trabajar en ABB?

  • La oportunidad de conocer personas de diferentes países para compartir nuestra cultura, experiencias, conocimientos en los procesos de ingeniería, colaborar con ellos y, sobre todo, resaltar que nuestro país es un lugar donde desarrollamos y fabricamos productos de alta calidad que nuestros clientes exigen.

¿ABB ha aportado algo diferente a tu carrera profesional en comparación a las otras compañías en donde has trabajado?

Realmente, esta oportunidad de laborar en ABB ha sido la única y seguiré con gran entusiasmo porque no contemplo otra hasta el momento.

Links

Contáctenos

Descargas

Compartir este artículo

Facebook LinkedIn Twitter WhatsApp