El futuro de la vivienda: cero emisiones de carbono y asequible

El futuro de la vivienda: cero emisiones de carbono y asequible

Los finalistas del Desafío Climático de Ciudades Inteligentes de la UN-Habitat compiten por 100.000 euros por equipo, recurriendo a la experiencia del socio ABB para ayudar a desarrollar ejemplos piloto para el futuro de la vivienda asequible y libre de emisiones de carbono, comenzando en Bristol, Reino Unido.

Respuesta a la crisis climática y de la vivienda en Bristol (Reino Unido)

Con 449.300 habitantes, Bristol es una de las 11 "Core Cities" del Reino Unido, que trabajan juntas para "crear una economía y una sociedad más fuertes y justas", y que juntas representan el 25% de la economía nacional y albergan a casi un tercio de la población británica. Bristol fue también una de las primeras ciudades del Reino Unido en declararse en emergencia climática, y desde entonces se ha comprometido a alcanzar el nivel cero de emisiones netas para 2030. Tanto su estatus de ciudad núcleo como su compromiso con el cero emisiones hacen de Bristol un candidato ideal para encabezar la acción climática nacional e incluso mundial.

Sin embargo, los estudios demuestran que la ciudad tendrá que reducir las emisiones a un ritmo 1,6 veces mayor que el actual para alcanzar cero emisiones en 2030. Ahora mismo, el 40% de sus emisiones proceden del funcionamiento y la construcción de edificios.

Al mismo tiempo, la ciudad se enfrenta a una creciente crisis de vivienda. Uno de cada 170 residentes de Bristol carece de vivienda permanente. Más de 15.000 familias de Bristol están en lista de espera para obtener una vivienda, y otras 800 se encuentran en viviendas temporales: un déficit de vivienda que no puede sino aumentar a medida que la población crece. Para remediarlo, Bristol se propone crear 24.000 nuevas viviendas asequibles de aquí a 2050. A primera vista, parece un objetivo razonable.

Pero hay una cosa a tener en cuenta: esas nuevas viviendas también deben ser de cero emisiones de carbono, si Bristol quiere cumplir su objetivo de cero emisiones en 2030. De hecho, Bristol tendrá que hacer que no sólo esas nuevas viviendas, sino también la mayoría de los edificios de la ciudad, sean de cero emisiones, al tiempo que se corrige la desigualdad social haciendo que las viviendas sean asequibles.

Si de repente te imaginas cabañas impresas en 3D y mini viviendas prefabricadas, piénsalo de nuevo. La solución a la vivienda asequible y con cero emisiones de carbono está mucho más cerca de casa.

Bristol se convierte en una ciudad de ejemplo de la UN-Habitat para afrontar el reto de la vivienda

Sin tiempo que perder, los dirigentes de la ciudad (el Ayuntamiento de Bristol, Bristol One City y el Festival de la Vivienda de Bristol) aprovecharon la oportunidad de convertir a Bristol en una de las ciudades de ejemplo del Desafío Global de Ciudades Inteligentes para el Clima (CSCC) de la UN-Habitat’s un concurso de innovación abierto que se lanzó en noviembre de 2021, en la EXPO de Dubái.

La solución adecuada en el momento adecuado, el CSCC tiene como objetivo producir demostraciones reales, de trabajo, de la vivienda o la movilidad que es a la vez asequible y de cero emisiones de carbona, en cuatro ciudades muy diferentes. A finales de 2021, el CSCC invitó a startups, scaleups y actores más consolidados de todo el mundo a presentarse a uno de los cuatro retos: en Bogotá (Colombia), Bristol (Reino Unido), Curitiba (Brasil) y Makindye Ssabagabo (Uganda).

Luego, desde enero hasta el 25 de abril de este año, 45 finalistas tuvieron la oportunidad de formar equipos con otros finalistas y presentar sus propuestas de desafío de ciudad. El próximo mes de junio, en el Foro Urbano Mundial de UN-Habitat en Katowice (Polonia), el CSCC anunciará los cuatro equipos ganadores, uno por cada ciudad. Cada equipo ganador recibirá hasta 100.000 euros (400.000 euros en total) como capital inicial para construir una demostración del sistema en el mundo real para finales de 2023. El CSCC también invitará a los equipos ganadores a presentar sus proyectos piloto a donantes multilaterales, fondos de inversión y bancos de desarrollo para obtener financiación adicional.

Profundización en la tecnología y las finanzas de Bristol

Para preparar sus propuestas, se invita a los finalistas a sesiones de inmersión y asesoramiento con los socios industriales del CSCC.

Para el reto de Bristol, el CSCC invitó a Malin Carlstrom, jefe de empresas de electrificación de ABB, a Dirk John, director de innovación digital de edificios inteligentes, y a Krassimir Gurov, director de estrategia y desarrollo empresarial de edificios inteligentes, para que presentaran una inmersión en la tecnología y las finanzas de cero emisiones de carbono.

El primer punto del orden del día fue una mirada detrás del contador de energía, porque llegar a las cero emisiones no es simplemente una cuestión de sustituir los combustibles fósiles por energía renovable. También requiere soluciones digitales de vanguardia para gestionar la generación, el almacenamiento y el uso de la energía renovable in situ. Y eso, en resumen, es el proyecto "Mission to Zero™" de ABB, un modelo escalable y flexible para hacer que cualquier tipo de edificio -desde una sola vivienda hasta un edificio comercial, una fábrica o un campus- sea energéticamente autosuficiente y neutro en carbono.

El nuevo acoplamiento de la asequibilidad y el carbono cero

Históricamente, las tecnologías mencionadas no han sido asequibles para la vivienda, pero a medida que maduran y forman parte de una red digitalizada, eso está cambiando.

De hecho, el proyecto "Mission To Zero" de ABB marca el primer paso hacia un acoplamiento inevitable de la descarbonización y la vivienda asequible, porque no se trata sólo de utilizar la energía. Se trata de la evolución de los residentes de consumidores a prosumidores. Generar su propia energía renovable in situ, y utilizar herramientas digitales para gestionarla, le permite utilizar su casa o apartamento no solo para consumir electricidad, sino para trasladar la electricidad limpia de sus paneles solares a su batería de almacenamiento, de ahí a su vehículo eléctrico, o incluso para venderla a la red eléctrica.

El siguiente paso es que los fabricantes, los inversores y los propietarios de viviendas adopten plenamente nuevos modelos de financiación como el XaaS (anything as a service) que prescinde totalmente de los desembolsos de capital. En lugar de comprar los paneles solares, las baterías y los cargadores de vehículos eléctricos, se paga una modesta cuota mensual por utilizarlos, igual que se hace con el smartphone. O se puede pagar sólo cuando se usan. O, en algunos modelos de negocio más revolucionarios, podrías no pagar nada, salvo el ahorro de costes que obtienes al utilizar los equipos para ahorrar energía.

Por ejemplo, Brainbox AI, socio de ABB, ofrece soluciones de inteligencia artificial para modernizar edificios comerciales, mediante una suscripción. Su software analiza los datos del edificio en tiempo real y realiza inmediatamente mejoras de eficiencia energética, reduciendo el consumo de energía hasta en un 40% y las emisiones en el mismo paso. Lo único que pagan los usuarios es una parte del ahorro de costes por la reducción del uso de energía. En otras palabras, en lugar de perder dinero, realmente lo ahorran.

Este tipo de modelos de negocio XaaS, basados en los resultados, están sólo en sus inicios. A medida que se generalizan y abarcan todo el conjunto de materiales de construcción, dispositivos de reducción de emisiones y almacenamiento de energía, comienza a cristalizarse el potencial de una vivienda asequible con cero emisiones de carbono para todos.

Ampliar la escala de la ciudad con cero emisiones netas

Bristol, como todas las ciudades, necesita soluciones que sean escalables, flexibles y comercialmente viables. Llegar a un nivel cero en 2030 en Bristol o en cualquier otra ciudad va a requerir algo más que un puñado de viviendas con cero emisiones de carbono. Va a requerir una transformación de toda la ciudad. El punto fuerte del proyecto "Mission To Zero" de ABB, que consiste en el uso de dispositivos de energía renovable, el almacenamiento en baterías, la carga de vehículos eléctricos y la digitalización, es su escalabilidad y modularidad. Se puede adaptar una pieza a la vez, o todas a la vez, o construir todo un campus neutro en carbono desde cero. Si esto se combina con modelos de negocio revolucionarios, la transformación acelerada es muy plausible.

Este es el futuro, no sólo de las viviendas asequibles y sin emisiones de carbono, sino de los inmuebles en general. La UE actualizará en breve su Directiva de Eficiencia Energética de los Edificios para exigir que un determinado porcentaje de los edificios de cada uno de sus 27 Estados miembros cumpla unas normas mínimas de sostenibilidad. Otras partes del mundo seguirán su ejemplo. El futuro está muy cerca, cuando no se podrá vender o alquilar un inmueble que no sea energéticamente autosuficiente, neutro en carbono y rentable. También es un futuro en el que nos acercamos a la realización del Objetivo de Desarrollo Sostenible 11 de la UN, para que las ciudades de todo el mundo sean "inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles".

"Es crucial repensar la forma en que diseñamos, gestionamos y planificamos nuestras ciudades, para que puedan funcionar de forma que contribuyan a alcanzar el objetivo de un mundo libre de carbono. El Desafío de Ciudades Climáticamente Inteligentes proporciona una plataforma para la colaboración y la co-creación, para encontrar soluciones innovadoras que contribuyan a un mejor futuro urbano", dijo la directora ejecutiva de la UN-Hbitat, Maimunah Mohd Sharif.

Links

Contáctenos

Descargas

Compartir este artículo

Facebook LinkedIn Twitter WhatsApp